joyería

                                                        Tasación 

Tasar una joya es certificar el valor de la misma atendiendo al valor de reposición, que lógicamente será diferente para un joyero que para un particular.

El precio que se certifica  puede presentar una variación al alza o a la baja en función de los intermediarios, de los márgenes aplicados, del recargo de los correspondientes impuestos y del lugar donde se efectúa la tasación y la fecha.

La tasación de una joya supone un análisis de sus características y, en función de los varemos de estas, determinará su valor en euros la fecha y el lugar en donde se efectúa, incluyendo una fotografía de la alhaja y su descripción:

·   Peso total

·   Material precioso en el cual está realizada

·   Diseño que presenta

·   Estado de conservación

·   Marcas de punzón

·   Determinación o aproximación de la época de creación

  Cantidad, peso, medidas y calidad de las gemas

Los varemos que generalmente se utilizan para valorar cada una de las características son:

Los metales preciosos los precios reflejados a diario en un periódico o la información proporcionada por SEMPSA.

La valoración de las gemas se suele guiar por los precios recomendados por el periódico profesional Gold & Time.

Otro criterio para valorar una joya consiste en su valor puro de mercado consistente en determinar su valor en comparación al que han alcanzado en subastas otras joyas de características similares.

Un Inventario es la clasificación, descripción e identificación de las alhajas que forman parte del patrimonio de una persona, una familia, diversas instituciones o entidades culturales.