joyería

                                                         

 

Imagen

 

       Peter Carl Fabergé.

 Nació en 1846 en Alemania e hizo su aprendizaje de joyero en ese país. A los 26 años heredó la joyería de su padre en San Petersburgo, Rusia, y con el tiempo se convirtió en el Proveedor de la Corte Imperial Rusa.

 

Imagen

La tradición rusa de los huevos Fabergé comenzó en 1884 con la fabricación de un huevo que era obsequiado por el Zar a la Zarina María y de ahí en adelante, cada año Peter Carl Fabergé (*) diseñó uno para ella, durante 11 años, hasta la muerte del zar Alejandro III (1881-1894).
Después el zar Nicolás II (1894-1917) siguió con la tradición anual. Los huevos diseñados por Fabergé estaban hechos de oro, plata, cobre, níquel y paladio adornados con esmaltes de colores y piedras preciosas, como zafiros, rubíes, diamantes, lapizlázuli, jade, etc.

Imagen

Apreciar hoy sus trabajos supone visitar las colecciones de la Reina Isabel II de Inglaterra, la del Kremlin o la de Malcom Forbes que guardan las piezas mas cotizadas

Imagen

 

Imagen